No importa cómo te sientas, levántate, vístete, preséntate y nunca te des por vencido. No importa si hoy te sientes un poco desanimado, vamos, levántate, la vida sigue, no esperes que los demás te inyecten energía, Dios te dio la vida y te da las fuerzas para seguir.